Los subtes de San Pablo se transformaron en playas