Lo exótico está de moda. Lo ha estado siempre y desde luego merece la pena estar allí para vivirlo. Es por eso que un país como Tailandia, el cual cuenta con una cultura milenaria en alza, ofrece mucho para quien no le importe sorprenderse.

En los últimos años Tailandia ha sabido aprovechar la belleza de lo exótico, convirtiéndose en uno de los países turísticos mejor valorados por la gran variedad que brinda al viajero. Eso le garantiza que podrá disfrutar cómodamente de actividades de todo tipo sin desligarse de la belleza de embarcarse en otra cultura.

Desde un paseo por la fascinante ciudad de Bangkok hasta una expedición adentrándose en sus frondosas selvas, un viaje a Tailandia ofrece, incluso a los viajeros más experimentados, un destino turístico en el cual se puede desconectar o, si se desea, perderse en busca de las más increíbles aventuras. Los templos y ruinas milenarias que se pueden encontrar esparcidas a lo largo de todo el país disponen del escenario perfecto para el “Indiana Jones” más intrépido.

En cambio, si se busca relajación y disfrutar de playas maravillosas color turquesa junto a un paisaje de frondosa selva, las playas de Koh Samui son una recomendación excelente. A primera vista, ese lugar desprende una atmósfera idílica y paradisíaca. Pero no hay que dejarse engañar por su aspecto virgen y salvaje, ya que cuenta con una magnífica oferta hotelera que podrá satisfacer al viajero más exigente. En ese lugar, por ejemplo, hay un amplio abanico de restaurantes en los cuales encontrar gastronomía autóctona. Es imperioso probar el exquisito plato típico tailandés de som tam, una ensalada muy especiada hecha a partir de la pulpa de la papaya.

Para los más atrevidos existe la opción de visitar las islas Phi Phi. Entre las tantas actividades que se pueden realizar en esa región, existe un tour en barca alrededor de las islas. Esa experiencia es como transportarse a otro mundo y, desde luego, no hay nada más hermoso que una puesta de sol en ese escenario tan particular. Ver para creer.

La región ofrecen uno de los parajes más emblemáticos del país. Como curiosidad, fueron el escenario escogido para el rodaje de la película “La playa” (2000), protagonizada por Leonardo Di Caprio y Virginie Ledoyen. Además, les fascinará a los amantes de la fotografía por ser la localización para retratar la portada de cientos de revistas especializadas en viajes y anuncios publicitarios.

Lo ideal es visitar esas playas en su temporada estival porque, aunque Tailandia cuente con un clima tropical y su temperatura sea agradable durante todo el año (siempre oscila entre 15 y 35 grados), los meses de marzo a septiembre son los más calurosos y en los que se puede sacar más partido a la estadía y disfrutar mejor de un baño de ensueño.

Una escapada por las playas de Tailandia es sinónimo de asegurar un recuerdo inolvidable. Visitar el país, con o sin compañía, es siempre una experiencia única e irrepetible de la cual nadie se arrepentirá.