El peregrinaje hasta la Catedral de Santiago de Compostela es una hermosa tradición con siglos de práctica devoción. Cada año, millones de personas de todo el mundo se animan a realizar el Camino de Santiago en verano con familia.

Además del encanto místico de la ruta hacia Santiago, esta aventura permite conocer el patrimonio histórico de las localidades que se atraviesan. Es también la oportunidad de compartir una experiencia única. No solo con los compañeros de viaje, sino con los otros peregrinos y, por supuesto, con quienes habitan esos lugares.

Pero sobre todo, este puede ser un viaje introspectivo. Una oportunidad maravillosa para conectar de manera profunda con nosotros mismos, la naturaleza y el entorno. Todo eso puede lograrse en un recorrido a pie, cuya distancia decidamos de manera previa.

Es preciso tener en cuenta que, para recibir la Compostela, se debe recorrer una distancia mínima de 100 kilómetros a pie. Si el peregrinaje se realiza en bicicleta, entonces el recorrido debe superar los 200 kilómetros.

Por esa razón, una de las rutas más transitadas es la que va de Sarria a Santiago. La misma no sólo cubre la distancia requerida sin que, además, cuenta con la superficie menos empinada.

Caminar hasta Santiago con Santiago Ways

Sin importar el camino que se decida recorrer, esta peregrinación resultará una experiencia inolvidable. Sin embargo, la planificación de la ruta, indagar sobre los albergues disponibles y las consideraciones necesarias puede demandar mucho tiempo. Por fortuna, existen agencias especializadas en la organización de viajes a través del Camino de Santiago.

Santiago Ways es la más conocida de estas compañías. Se la puede encontrar en Internet y cuenta con años de experiencia en el sector turístico. Los asesores de la empresa dejan en evidencia su respeto y amor por esta peregrinación. Así, cada viaje se planifica a la medida para el peregrino.

Esta reconocida Startup emplea el mejor equipo, tecnología y mucha dedicación para cubrir las necesidades del peregrino a lo largo del camino. Todo eso le ha permitido posicionarse como la Agencia de viajes mejor valorada del Camino de Santiago según sus clientes.

Con Santiago Ways es posible programar viajes individuales o en grupo. En ambos casos, incluye la reserva de habitaciones, traslado de equipaje, transfer desde el aeropuerto y atención en caso de emergencias.

Además, si el peregrino o peregrinos así lo quieren, es posible disponer de un guía a lo largo del camino. También se pueden incluir otros servicios adicionales según las necesidades y preferencias del cliente, por ejemplo el alquiler de bicicletas.

Así, cada itinerario es personalizado. Variando en tiempo, lugares de descanso, paradas y distancia recorrida. Aunque, en general, las rutas diseñadas por Santiago Ways llevan un máximo de siete días de recorrido, con descansos suficientes para reponer fuerzas y continuar.

En todo caso, la planificación del viaje no impide que el peregrino organice el día a día según sea de su agrado. Se trata de un viaje autoguiado, con el respaldo del líder en organización de viajes al Camino de Santiago. La agencia proporciona información y reservas para que el peregrino pueda centrarse en disfrutar su recorrido.

Todos los caminos llevan a Santiago

El camino hacia Santiago tiene distintas rutas y tramos. Todos tienen su encanto, ya que en ninguno falta la riqueza histórica de los pueblos, los paisajes naturales, ni la calidez de la gente.

En la edad media, el camino hacia Santiago comenzaba en la residencia del peregrino. Hoy en día es más común que las personas usen distintos medios para llegar a un punto específico donde comenzar el peregrinaje.

El camino más recorrido es el correspondiente al Camino de Santiago Francés organizado desde Sarria. Este cuenta con 31 etapas y 111 kilómetros de recorrido. En su trayecto, es posible visitar lugares de belleza única como el monasterio de San Millán, la Catedral de Burgos y Atapuerca.

Además, este es el camino más recomendado para quienes peregrinan por primera vez, ya que el terreno presenta menos desniveles. También se considera el mejor señalizado y adecuado a los peregrinos. Por eso este popular camino de peregrinación es el más frecuentado para llegar hasta Santiago.

Sin embargo, existen otras rutas, algo más exigentes, que retribuyen el esfuerzo con su espléndida belleza. Por ejemplo, el Camino Inglés, que reúne al 2% de los peregrinos cada año. Tiene una longitud de 96 kilómetros y ofrece lugares interesantes como Betanzos, la Colegiata de Santa María del Sar y la torre de Hércules.

Otra encantadora ruta, ideal para los meses de verano, es el Camino de Santiago Portugués por la costa organizado desde Baiona. Recorre una distancia de 120 kilómetros, con un tiempo de recorrido estimado de 8 días. Ofrece sitios de interés como el Castillo de Monte Real y el famoso paseo marítimo de Baiona. Su principal atractivo reside en que gran parte del recorrido se hace bordeando el Atlántico.

No importa qué camino se escoja. Al finalizar, siempre habrá ganas de volverlo hacer. La variedad de caminos, longitud y paisajes sólo hace más atractiva la peregrinación hacia Santiago. En especial, si se cuenta con la asesoría adecuada todos proporcionarán experiencias gratificantes.