Resto del mundo

Quito y la tradicional conmemoración del Día de los Difuntos

Cada 2 de noviembre, los habitantes honran a sus seres queridos que han partido de este mundo con diversos ritos que combinan la espiritualidad con un clima festivo y colorido. Conocé más de esta peculiar tradición.

Prensa Quito Turismo
Prensa Quito Turismo

La conmemoración del Día de los Difuntos, cada 2 de noviembre, representa un viaje a la cultura y tradiciones de Quito. Es la fecha en que se honra a los seres queridos que han partido de este mundo con diversos ritos que combinan la espiritualidad con un clima festivo y colorido.

Desde muy temprano, miles de quiteños se acercan a los cementerios a erigir pequeños altares con ofrendas de flores y cruces recién pintadas a sus difuntos, mientras comparten comida típica, rezos y canciones.

Como sucede con muchas festividades en toda Latinoamérica, la celebración del Día de los Difuntos fusiona antiguos ritos indígenas con tradiciones católicas. Los pueblos originarios de Ecuador ya celebraban el culto a los muertos antes de la llegada de los españoles, pero con el cristianismo la tradición se adaptó al calendario católico. La espiritualidad, fe y fervor religioso del pueblo ecuatoriano ha permitido que las tradiciones se mantengan vivas en el tiempo, transmitiéndose de generación en generación.

Hay muchos ritos distintivos que hacen de esta fecha un verdadero festejo popular y una ocasión especial para visitar Quito. A continuación, compartimos cinco actividades para conmemorar el Dia de los Difuntos como un local.

Cementerio de Calderón

Ese día, los cementerios cobran vida con la visita de familiares y amigos que llegan a recordar a sus difuntos. Y, sin lugar a duda, el cementerio de Calderón, a 30 minutos de Quito, es uno de los más reconocidos. Las comunidades indígenas llegan allí a homenajear a sus seres queridos y, como una manera de honrarlos y comunicarse, se sientan alrededor de las tumbas compartiendo la comida favorita del difunto, la cual llevan desde sus casas. Se trata de un acto simbólico que viene de tiempos ancestrales y se resignifica cada año: ya los pueblos originarios alimentaban a los habitantes “del mundo de adentro”. La preparación casera y dedicada de las comidas es un motivo adicional que reúne a las familias.

Colada Morada

La colada morada es la bebida más típica y la que más se consume durante el Día de los Difuntos, acompañada con Guaguas de Pan. Emblema del mestizaje que caracteriza a la cultura y la gastronomía quiteña, la interpretación más extendida dice que esta comida representa la eucaristía cristiana, por el pan y por el color de la colada, similar al del vino.

Prensa Quito Turismo
Prensa Quito Turismo

Este año, por quinto año consecutivo, se realizará el reconocimiento oficial a 25 establecimientos del Distrito Metropolitano de Quito que preservan la tradición de elaborar Colada Morada y Guaguas de Pan para esta fecha.

Guaguas de Pan

Prensa Quito Turismo
Prensa Quito Turismo

Las Guaguas de pan son colorida figuras de masa que recuerdan a los muertos, en especial a los niños (“guagua” significa niño en Quichua). La masa está recubierta con azúcar candy de colores y su origen se remonta al siglo XIX. Hoy, se rellenan con dulce de guayaba, higo, chocolate, pasas con crema pastelera y queso.

Rutas teatralizadas en el Centro Histórico

Entre el 1 y 4 de noviembre, el colectivo de artistas Quito Eterno realiza un recorrido nocturno teatralizado por el Centro Histórico, narrando diversas costumbres funerarias. La ruta incluye el cementerio de San Diego, el Museo María Augusta Urrutia y las criptas de La Compañía, de La Basílica del Voto Nacional y del Convento de Santo Domingo.

Fiesta de los Difuntos

El 2 de noviembre, en el Atrio de La Catedral -ubicada en la Plaza de la Independencia- se realiza la Fiesta Patrimonial de los Difuntos con el Ballet Folclórico Nacional Jacchigua. Allí se cuenta cómo se armonizaba con los antepasados en esta fecha especial. Además, se comparte con el público la Danza de la Paz, la Danza del Sumak Kawsay, Jesús y la Danza de la Oración.
 

Seguinos