Resto del mundo

Un baobab centenario, una de las joyas de Porto de Galinhas

El nordeste brasileño, además de hermosas playas, ofrece atracciones dignas de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry.

Prensa Porto de Galinhas
Prensa Porto de Galinhas

 

Porto de Galinhas, ubicada en el nordeste brasileño, es una de las ciudades que más turistas argentinos atrae, tanto en temporada alta como en los meses de invierno. Esta circunstancia se debe a los encantos naturales de la región: un clima estivo que dura los 365 días del año, piscinas naturales que se forman a metros de la costa y una fauna y flora autóctona que sorprende por su variedad y belleza.

Uno de los árboles característicos de la zona es el baobab, conocido mundialmente por su aparición en El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. El baobab se desarrolla en zonas de clima árido y puede llegar a alcanzar los 6 mil años de edad. Utilizado en cultos religiosos afrobrasileños, el árbol es considerado sagrado y su tala está prohibida.

Porto de Galinhas es conocida por albergar un famoso baobab. Se trata de un árbol de 4,5 metros de diámetro en su tronco y más de 400 años de vida. El ejemplar se encuentra en Rua do Colégio, en el distrito de Nossa Senhora do Ó, a 10 kilómetros de la ciudad. El mismo se ha convertido en un curioso atractivo turístico.

Al momento de visitarlo se sugiere movilizar a un grupo numeroso: es tradición que los turistas se reúnan en un gran abrazo para poder rodear al árbol en su totalidad. La visita al lugar ofrece también una clase de historia acerca de los tiempos del descubrimiento de Brasil.

A parte de maravillar con su gran belleza, los baobabs proveen alimento, agua y materia prima para ropa y medicamentos. El gigantesco tallo puede almacenar hasta 120 mil litros de líquido. Las hojas, la corteza y los frutos se utilizan desde hace muchos años para la alimentación y medicina popular africana. La pulpa del fruto, por ejemplo, se aplica como antitérmico, analgésico y antiinflamatorio.

Otaviano Maroja, presidente del Porto de Galinhas Convention & Visitors Bureau explicó “Es un patrimonio histórico y uno de los símbolos que realza la exuberancia de nuestra flora, capaz de cautivar a visitantes de todo Brasil y también del exterior”.

El baobab de Porto de Galinhas es la combinación perfecta entre sustentabilidad y belleza ecológica, vitalidad y longevidad.  

Seguinos