Chernobyl es hoy un lugar repleto de recuerdos terribles en el norte Ucrania, cerca de Bielorrusia, a 30 años del peor desastre nuclear de la historia de la humanidad. 

Una gran extensión de terreno alrededor de la planta fue designada como zona prohibida, por lo que las personas tenían totalmente prohibido ingresar después del desastre ocurrido el 26 de abril de 1986.

El accidente produjo la liberación de más de ocho toneladas de fugas radioactivas, que contaminaron directamente una superficie de más de 60,000km cuadrados, exponiendo aproximadamente a 3.2 millones de personas a peligrosos niveles de radiación.