El fotógrafo Simon Trnka y su novia Mishel eslovacos. Ambos son amantes de la vida de montaña y pasan cada fin de semana de invierno acampando en las cumbres de su país, durmiendo bajos las estrellas y viendo cada amanecer. 

A veces sólo en las bolsas de dormir, otra en la carpa, esta peculiar pareja vive citas de películas en un entorno natural impresionante. 

Trnka decidió explotar sus habilidades de fotógrafo para mostrarle al mundo el paisaje de sus aventuras.