La histórica ciudad de Praga esconde innumerables maravillas para visitar. Este año, al cumplirse 700 años del nacimiento del rey checo Carlos IV, muchos de los recorridos que pueden realizarse tienen relación con la impronta que dejó su figura en capital de la República Checa.

La Casa de la Campana de Piedra: Lugar de nacimiento del rey

La ruta empieza en el corazón del centro histórico de Praga, en la Plaza de la Ciudad Vieja. En la parte oeste se encuentra una bella casa gótica con el escudo en la esquina, llamada la Casa de la Campana de Piedra, que data del siglo XIII.

Los padres de Carlos IV, Juan de Luxemburgo y Elisa Premislida vivieron aquí ya que el Castillo de Praga era inhabitable después de un gran incendio que lo afectó. Probablemente aquí es donde nació el futuro gobernador en el año 1316.

El Puente de Carlos: El puente más antiguo en Praga

El Puente de Carlos, originalmente llamado Puente Praguense o de Piedra, lleva hoy el nombre de su fundador Carlos IV. La fecha exacta de su levantamiento fue el 9 de julio de 1357 a las 5 horas y 31 minutos. La hora exacta fue elegida por los astrólogos del Rey, basados en la línea única de ascenso y descenso de los números impares 1-3-5-7-9-7-5-3-1-.

El puente tiene 518 metros de largo y casi 10 metros de ancho. Está asentado en 16 pilares y para su construcción se utilizaron bloques de arsénico que, según la leyenda, se juntaron con el cemento al que se añadieron leche y huevos. El Puente es peatonal y está decorado con vistosas esculturas.

La Torre del Puente de la Ciudad Vieja 

Es una de las obras más impresionantes del gótico secular en el mundo. La torre la hizo construir Carlos IV según el proyecto del arquitecto Petr Parlér en la segunda mitad del siglo XIV. Esta "Puerta a la Ciudad Vieja" se entendía también como el "arco de la victoria" que cruzaban los reyes de Bohemia cada vez que iban al Castillo. Para admirar la ciudad desde lo alto de la torre hay que subir 138 escalones.

El Castillo de Praga y la Catedral de San Vito

Gracias a Carlos IV se renovó el Antiguo Palacio Real en el Castillo de Praga y junto con los arquitectos Matyáš de Arras y Petr Parlér se puso en marcha la construcción de la Catedral de San Vito, el símbolo supremo del arte gótico en la arquitectura de Praga.

Parlér es autor también de la Capilla de San Wenceslao, decorada con frescos y piedras semipreciosas. La puerta en la esquina suroeste de la capilla lleva a la Cámara de la Corona, donde se guardan las joyas checas de coronación. La Catedral alberga también la Cripta de los reyes de Bohemia.

La exposición sobre Carlos IV

Carlos IV era un personaje extraordinario de la historia política y cultural de Europa que supo aprovechar el arte y la arquitectura para hacer prosperar su reino. La Galería Nacional preparó una exposición sobre Carlos IV en el Palacio de Valdštejn en el barrio de Malá Strana. Se puede visitar desde mayo hasta septiembre del 2016.